¿Es el fin de las inyecciones?

El Instituto Tecnológico de Massachussetts junto con el Hospital General del estado plantean un prototipo de píldora de acero inoxidable que consta de un depósito para la medicación y un cuerpo de micro agujas por las que lo inyecta. Esta píldora está cubierta por una capa de protección que se desintegra tras el contacto con los ácidos gástricos e intestinales. Está diseñada para sustancias que no se pueden administrar de forma oral ya que antes de que nuestro cuerpo pudiera absorberlo esos ácidos la degradarían. Este es el caso de la insulina, de otros antibióticos, de las vacunas o anticuerpos.

Este prototipo ha sido probado en cerdos y tras recorrer durante mas de una semana el aparato digestivo, el resultado fue que la glucosa descendió más que con las tradicionales inyecciones intramusculares.

Uno de los investigadores del equipo afirmó que “para las moléculas que son especialmente difíciles de absorber, esta sería una forma de administrarlas de forma más eficaz”.

Fontes de busqueda:revista QUO  y el Pais

Esta entrada foi publicada en 1º bacharelato, CCMC. Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta