NASA prepara el retorno del zepelín

El dirigible o zepelín vivió su apogeo entre 1900 y 1930 como medio de transporte de viajeros y cargas. Pero su largo historial de accidentes, algunos tan famosos como el del Hindenburg, y el auge del avión comercial dilapidaron su crédito poco después de la Segunda Guerra Mundial. A día de hoy, los pocos dirigibles que se ven, por ejemplo sobrevolando estadios deportivos, tienen una función meramente publicitaria o turística.

Sin embargo, cien años más tarde, la NASA tiene entre manos un proyecto para recuperarlos y, es más, para elevarlos más allá de la troposfera. Ya el año pasado, un estudio del Instituto Keck de Estudios Espaciales demostró que existía un interés en este tipo de aeronaves como plataformas de investigación científica. El astrofísico Jason Rhodes, co-autor de aquel estudio e investigador en el Jet Propulsion Laboratory de la NASA, confirma que “estamos buscando llevar la astronomía y las ciencias de la Tierra a nuevas alturas permitiendo una plataforma sub-orbital de larga duración para este tipo de investigaciones”.

¿Para qué podría emplearse?

Las posibilidades del futuro zepelín son múltiples. Para empezar, podría albergar un telescopio en cada extremo o tomar imágenes en alta resolución de conjuntos de estrellas o galaxias. Por supuesto, también podría recoger datos sobre la Tierra para evaluar el impacto del cambio climático o la meteorología. “Podrías seguir patrones meteorológicos, incluso situarte encima de un huracán, algo que no puedes hacer con un satélite ya que no puedes alterar su órbita”, explica Rhodes.

Pero en este punto, se barajan muchas más opciones, tales como servir para las empresas de telecomunicaciones para llevar acceso a internet en áreas remotas. Como apunta el investigador del Jet Propulsion Laboratory en el comunicado de la NASA, “sólo estamos limitados por nuestra imaginación”.

Desde la agencia aeroespacial esperan que la competición por traer de vuelta a los zepelines se prolongue durante los próximos 4 años.

Fuente: Ideal.es

Esta entrada foi publicada en 1º bacharelato, CCMC. Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta