La memoria de las bacterias

La Universidad de Viena hizo un sencillo experimento con el que querían aclarar porqué una misma infección produce diferentes síntomas en distintas personas. Para ello infectaron a tres diferentes familias de ratones con una bacteria, la Listeria monocytogenes. Cada familia mostró claras diferencias en su respuesta a la infección.

Días después los investigadores aislaron la bacteria y la analizaron para comprobar cambios en su metabolismo. Para ello recurrieron a una técnica denominada Espectroscopia Infrarroja Específica. Esta técnica consiste en un haz infrarrojo que enfoca directamente a la bacteria haciendo que sus moléculas vibren. Cada tipo de moléculas producen vibraciones características. Los resultados revelaron que cada bacteria se había adaptado a su ratón.

Una de los científicos que llevó a cabo el experimento explicó que sus hallazgos muestran que las bacterias tienen algún tipo de memoria y que se necesita cierto tiempo para que esta se borre. Esto podría tener implicaciones novedosas para tratar infecciones.

 

Fuente: Quo

 

Esta entrada foi publicada en 1º bacharelato, CCMC. Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta